Sueños

Acoger el sueño con profundidad es un acto de confianza con los otros que no tememos que nos arrebaten la intimidad. Dormir, es asimismo un acto de coraje y valentía con uno mismo, que permitimos que aflore lo que latente esté y deseoso de ser visto y entendido.

Soñar y repensar el sentido de lo soñado debiera ser interés de quien ya no teme saberse último. Pero mientras bloqueemos sin dormir o sin memoria esos contenidos oníricos es que son, tal vez, la clave de toda comprensión.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s