Ortodoxia

Hay tiempos de desiertos áridos, aunque toque haber resucitado.

Será porque imponer la ortodoxia hasta en los tiempos internos denota la mano de un todopoderoso ávido y desenfrenado ser, y que siempre se escurrirá entre sus dedos algún individuo despreciable que merece la hoguera.

Los heterodoxos no tienen razones para cuestionar la Ley, la causa de su desajuste es que nunca la interiorizaron. Ante este vacío de arraigo al deber ser, todo les parece igual de válido. Son víctimas de un alma sin resortes que necesitamos extirpar para que no se propague.

Así, por la ortodoxia y en la ortodoxia salvamos al hombre de sí mismo aunque ni lo sepa, ni dé su consentimiento. Si se hallara en condiciones de esto último no necesitaría ser salvado.

La Inquisición, S.XII

La Institución, S.XXI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s