Al límite

Todos nos sentimos espoleados en la vida por acontecimientos que nos sitúan al límite y nos llevan a formularnos las preguntas en un grado más metafísico. Iniciamos el porqué, que se halla detrás de cada por qué, reptando ávidos de saber algo, reacios a toparnos con una nada helada y gélida. Sentados con los pies colgando en el límite, no podemos soportar que aquel no sea más que abismo. ¿Cómo seguir y retomar la existencia tras lo visto? ¿Cómo continuar ciegos tras vislumbrar esa oscuridad luminosa?

Situados en el límite no hay vuelta atrás, solo quedarnos bamboleándonos o continuar.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s