LA PARCA y LAS TRES DIVINIDADES

¡Qué lenta se hace la parca! Mientras rigurosamente Cloto hila la hebra que su vieja hermana Láquesis devana en un carrete negro, bien prieto. Cansina pero segura, ajustando los filamentos que unían aquella anciana mujer -Carmen hoy- a la vida,  tensándolos, solo resta el gesto final: la cisura de Átropos que desgarra el aliento último.

Es un final universal, al que aspiramos acudir sin consciencia, ni dolor. Dejar un rastro certero en los que nos velen, presentes o no, que fuimos humanos, terriblemente humanos. Quizás, eso es lo único que podemos hacer y se nos puede exigir.  Descanse en paz.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s