Con la vida por delante, y no por detrás

Quien tiene la vida por delante, y no la tiene por detrás, ve alzarse todo como posibilidad, en especial aquello benigno que alberga en el ámbito de su querer. Tan solo el transcurso del tiempo irá restringiendo lo posible y evidenciando el estrecho margen de lo acontecido.

Quien tiene la vida por detrás, aquel que revisa lo acontecido con añoranza, dolor y arrepentimiento, sabe lo que fue posible y fue dejando al margen por despecho, falta de reflexión o impulsividad. Aún, si es un sujeto activo que mira el pasado, algo de vida le queda por pasar. Un período distinto, con su peculiaridad, pero que debe estar al servicio de rescatar lo auténtico que antes no se supo alcanzar.

Todos somos quien en algún instante tenemos la vida por delante y no por detrás, decidimos, elegimos, condicionamos lo que sucede alrededor, y tiempo después, tenemos la vida por detrás, para maldecir lo decidido o no, pero en cualquier caso, sin posibilidad de redimir el mal causado. Tan solo, insisto con el lujo de rescatar lo autentico, el tiempo final que nos reste.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s