El fin de la Justicia

La Justicia es lenta pero segura. Cuando se hizo explícita la muerte de Dios parecía que todo iba pereciendo en cascada, ya que desaparecido el fundamento que sustentaba toda la cultura, no tenía donde anclarse esa falacia occidental. Pero para no perder la naturaleza que ya poseía la Justicia se ha sustentado casi agónicamente hasta nuestros días, como si tuviera alguna legitimidad, y parece que por fin esa naturaleza caduca ha empezado a decaer por sí misma, evidenciando la muerte ya asimilada de occidente.

La Justicia solo está dando los últimos coletazos con la rabia que le queda antes de morir. Sin criterio, observando como fluye la podredumbre a su alrededor, esa que obviaba cuando estando viva, parecía inerte.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s