El miedo a disentir

El miedo no es el sentir propio de los que denominamos cobardes, que les agazapa ante las amenazas poderosas, dejándolos hieráticos, casi inertes. El temor es una reacción universal que nos alerta del peligro, en los humanos de una variedad de ellos, y es a menudo fruto del sentido común de quien reflexiona, analiza y visualiza las posibles consecuencias que pueden acontecer de nuestras acciones o del entorno en el que estamos.

De un cobarde diríamos que es un pusilánime, sin valor ni espíritu para afrontar situaciones peligrosas o arriesgadas, pero no alguien que sienta o no miedo. Se puede sentir temor y tener el valor de afrontar situaciones arriesgadas.

El miedo del que hablamos ha sufrido un largo proceso de humanización, es el que se genera en un entorno social y cultural que marca unos patrones morales, unas tradiciones y costumbres y unas formas sociales a las que debemos ajustarnos. El miedo se da en forma de angustia en el individuo. La angustia de no estar a la altura de las circunstancias, de no ser lo que se espera de él, de acabar marginado, durmiendo en un cajero, en un banco, o en una residencia de indigentes.

La disconformidad es, en este sentido, la superación del miedo a la sociedad y de la venganza devastadora que esta llevará a cabo. Estos son los auténticos valientes los que mantienen su identidad aunque eso implique su expulsión, o la cicuta.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s