Dialéctica de la devastación

La devastación externa es siempre solidaria y nunca ajena de un estrago interno cuya relación dialéctica ayuda a su comprensión.

Hubo presocráticos griegos, como Heráclito, que ya visualizaron el Logos cósmico como una expansión del Logos interno que orientaba la vida de los hombres “despiertos”. En esta línea de argumentación, puede entenderse que solo el caos y destrucción por falta de identidad del individuo, puede proyectar la devastación del mundo de forma contradictoria y paradójica, tal y como se está produciendo.

Estar despierto hoy significa que el sujeto asuma las riendas del devenir del mundo, no que se deje arrastrar por la inercia destructiva inyectada por el sujeto pasivo. Algo así, en términos heracliteános, como que el logos interno se empodere y proyecte un orden justo en el mundo, de tal manera que la dialéctica que se establece sea una retroalimentación beneficiosa.

Esta perspectiva es una manera de recordar que la sociedad no es un ente abstracto con vida propia, sino una asociación de individuos sin el consentimiento de los cuales nada es posible. Tenemos, como colectivo más poder del que creemos, aunque nos han educado para sentir que no. Nos acobardamos porque no confiamos en el compromiso y la lealtad del otro y tenemos miedo de quedarnos solos y morir en el intento. Soportamos el peso de un ente como la sociedad por miedo al abandono de los otros y a la soledad. Los héroes sucumbieron con la muerte de la modernidad, hoy nos asemejamos más a hombres de paja.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s