Némesis

Hay presencias que estimulan la desestructuración de algunos sujetos. Cada uno posee su némesis, esa ubicuidad encargada de vengar nuestros deslices eternamente y con proporcionalidad. Curiosamente hay sujetos que actúan como némesis de otros cuando debería ser a la inversa. Entonces todo acontece desencajado y la víctima sigue siéndolo doblemente, sin que exista ningún poder ulterior que recomponga el desajuste.

Némesis en la mitología griega era la diosa de la justicia retributiva, de la venganza equilibradora. Castigaba en especial a los hijos que no obedecían a sus padres, ya que estos poseían la autoridad de mandarlos. Por extensión, hoy se aplica a quien ejerce la venganza mediante la justicia retributiva y, metafóricamente se entiende ese destino que ajusticia redistributivamente según el grado de maldad cometido.

Suele ocurrir que lo existente es dinámico, no todo se ajusta a lo que decimos que es, y juzgar la realidad como si todo X fuera y, es un error propio del inductivismo ingenuo. Es decir no todo padre se aviene a lo que debería ser un padre, ni una madre, por tanto pierden su autoridad, y los hijos quizás están legitimados a desobedecer, por citar un ejemplo.

Así es que el concepto de Némesis, como pauta interpretativa de la existencia, sería injusto y confuso, porque en muchos casos distorsionaría lo que ocurre y no repartiría justicia de ningún tipo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s