La moral socializa

La moral, en cuanto surge para despojar a la voluntad del querer natural (salvaje y espontáneo) y exigirle un querer racional (bajo el supuesto de que lo racional es el bien) oprime al individuo y merma su libertad.

Sin esta restricción sobre la voluntad, la vida social sería un delirio, porque el querer y el deseo se alternan indistintamente como la aspiración al bien y al mal, sin que sepamos por qué. Por eso, condicionar el libre albedrío para socializar al hombre es una necesidad.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s