El querer como objeto de la voluntad

La voluntad se vacía cuando se apercibe que no hay objeto del querer, que llegados a la ultimidad no hay, no es, solo puede querer la reverberación de sí misma: la voluntad como objeto de la voluntad, el querer querer.

Y ese querer duplicado, es querer absoluto, que devora y engulle todo cuanto tiene a su alcance, como un depredador sin voluntad.

Por ello los humanos nos convertimos en seres doblegados por la hambruna, ansia desbordada de querer algo en vez de nada.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s