La presencia de lo no pensado

De lo que no puede hablarse, es porque casi no puede ni pensarse, lo mejor el silencio, algo así recomendaba Wittgenstein.

Aunque no digamos, ni escribamos lo que no puede ser lenguaje, su presencia fantasmagórica espesa hacia la melancolía nuestra mente, que decae como ente plomizo en un silencio destructivo.

2 comentarios en “La presencia de lo no pensado

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s