Reiniciar las neuronas

Los ornamentos antiguos que decoraron, como novedades, las casas parentales, cumpliendo ritos con fe en la tradición, están ajados y anacrónicamente desubicados hoy. Su presencia extiende un aroma a tiempo viejo, inquietante, que ocuparemos nosotros en unos años, con la misma necesidad de huida de los que se vean cargando los enseres.

Acaso sea un rechazo al polvo de lo añejo, o una rebeldía al pasado que constituye nuestra historia no querida, o la rabia contenida, o,…

Apostar por los entornos neutros, sin carga simbólica, es una manera de reiniciar las neuronas, o dejarlas en barbecho, para continuar más saneados, sin espejos en las paredes que nos relean la historia.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s