La réplica

Retomamos incesantemente el mantra ancestral, como si los cambios fuesen apariencias para cesar las presiones externas. Pero cuando topamos de imprevisto, sin previo aviso, con el mundo en bruto, renacen nuestras reacciones y emociones más primarias como si fueran las más auténticas. Esos mapas básicos a partir de los que leemos el mundo, incrustados en nuestro sentir, no son de transformación sencilla. Por eso resurgen sacudiéndose las capas del tiempo, cuando abruptamente el mundo exige respuestas, y damos La única réplica que conocemos.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s