El yo a demanda

Cada versión que elaboramos del mundo, no es más que uno de nuestros yo pujando por imponerse como el auténtico. Y en esa lucha identitaria no hay maldad, sino convicción de genuinidad entre una diversidad. El eje que a todos los sustenta, esa base primaria del yo agrietada ya por contubernios ajenos, se siente desgajarse definitivamente, y acaba adoptando un yo a demanda.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s