Para Gerard

El azar  irradia,  un día como este veintiuno, desde hace veinticuatro mayos, chiribitas; merced a la sonrisa  de una persona que genera una lluvia de chispas brillantes.

Aquél que desde infante removía obstáculos para rescatar a su “Piolindo”, entre carcajada y risotada, y como cualquier héroe, venido a menos, deseaba el secuestro de su querida mascota, para demostrarse a sí mismo que estaba preparado para la vida “moderna”, se hacía torpemente el distraído.

Llegado el momento de partir a batallas decisivas se demostró a sí mismo que tenía madera de héroe, aunque ya había entendido que el heroísmo no pasa por matar dragones o rescatar “Píolindos”, se apercibió que el héroe es ante todo anónimo, ahí queda dicho.

A sus 24 años, el héroe vivía con su heroína -la llamaremos Ana para despejar confusiones, aunque de lo que no tenía nada era de princesa Disney- y su proyecto –maldita palabra moderna, era vivirrrr, y ya está, lo mejor que pudieran…puntoooooo-

Pues nada, duro con ello, Gerard, mi píolindo-ahijado.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s