La mano invisible

La mente se espesa de tanto suceso recurrente. Al menos esa parte que continuamente está sometida al influjo de los medios de comunicación. Consiguen crear un mundo montamente cíclico donde la voluntad siempre es sospechosa y las acciones degradantes. Forcejean con nuestros restos de esperanza para configurar una cosmovisión, resultante de centrifugar al individuo y obtener mentes cansadas, empalagadas e indiferentes a la actividad política social.

Derrotadas las mentes, el camino les resulta plácido, no hay resistencia, ni voluntad  opositora, solo extenuación que busca resguardo de tanto horror. La mano invisible, que hoy es mucho más poderosa que en su origen, se extiende con “impunidad casi justiciera”, y ejecutará el exterminio silenciado de los más débiles, que siempre son sustituidos por los que ellos hacían menos débiles. Así se irá llegando al final.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s